Molcajete: Una tradición Familiar



Molcajete es el nombre que recibe en México, el conocido mortero elaborado de piedra tallada en forma cóncava, en el cual se machacan y muelen especies, granos y vegetales en poca cantidad. El origen de la palabra molcajete viene del náhuatl molli (salsa) y caxitl (cajete) mollicaxtli.

El mas tradicional se hace de piedra volcánica (basalto), aunque también los hay elaborados de barro o maderas duras. Actualmente incluso se les encuentra hechos de plástico o cerámicas aunque éstos son más para fines ornamentales, ya que se usan como depósito de salsas picantes y agregados para platillos, como dando a entender que se elaboraron de la forma tradicional.

Esta compuesto por dos partes talladas de la misma piedra, la primera es la base o molcajete y la segunda es la mano o pilón recibe el nombre de tejolote o temachín y se usa como martillo para romper y moler contra el hueco del molcajete.

A pesar del uso extendido de la licuadora eléctrica, el molcajete continúa prefiriéndose en la elaboración de salsas en la cocina popular y tradicional mexicana, debido a que el sabor proporcionado por la piedra al ser empleada es único y muy característico.

Este tipo de mortero ha sido empleado en la elaboración de alimentos desde la época de los egipcios (1550 a. C) y aparece hasta en el antiguo testamento (Números 11:8 y proverbios 27:22) pero en Mesoamérica se conoce que se hizo uso de este utensilio en la época prehispánica, donde las diferentes tribus empleaban morteros (molcajetes) que excavaban en una roca a modo de hueco para poder moler el maíz y otros frutos secos. Muchas de estas depresiones excavadas en roca pueden encontrarse en la actualidad en muchos de los territorios de la Republica Mexicana.


Existen diversos tipos de morteros y reciben diferentes nombres como por ejemplo el empelado en Japón son los denominados suribachi y surikogi. Los morteros y pilones de granito se emplean en el Sudeste de Asia y en la India. En Malasia, es conocida como lesung. Morteros de gran tamaño, elaborados de piedra de dos a tres metros de altura, se empelaron en Oriente Medio para picar carne y poder elaborar los kibbeh. En África se emplea frecuentemente con un pilón grande para machacar cereales.

Lesung
Suribachi & Surikogi

Pero en el caso de México el mortero o molcajete no es un simple utensilio, es un símbolo, dentro de la cocina mexicana ya que se utiliza para preparar algunos ingredientes o acompañamientos más típicos de esta gastronomía como, lo son las diferentes salsas de chiles, la conocida Salsa de molcajete o el tradicional guacamole.

Muchos de los molcajetes que encontramos actualmente en las cocinas, son bienes que las generaciones anteriores consideraban valiosos, por lo que los heredaban a las siguientes, es así como se comienzan hacer las tradiciones familiares.


 
En mi caso tengo en mis manos un molcajete que probablemente tenga mas de 200 años, este pertenece a Doña Elena Flores Gallegos quien, nos cuenta que este fue un regalo muy especial de su madre y que no cambiaria por nada del mundo, es muy probablemente que este molcajete lo recibiera su madre también como un regalo de su abuela y ella de la suya así podemos ir por todo su árbol familiar hasta conseguir el origen del molcajete sumando una larga y gran historia dentro de su familia, ella a sus 80 y tantos años en pleno siglo 21 prefiere hacer sus salsas en este molcajete, que con cualquier licuadora, manteniendo viva la tradición del molcajete.
Esta historia o parecidas las encontramos en todas las casas del país, por lo que el molcajete para los Mexicanos no es un simple utensilio de cocina sino mas bien una tradición.


This entry was posted in . Bookmark the permalink.

3 Responses to Molcajete: Una tradición Familiar

Marìa T. dijo...

Muy interesante tu historia..a ver si comienzas tu tradiciòn familiar!!!

Manuel Casanova dijo...

Muy completo e ilustrativo este articulo. De verdad que muy interesante.

María T. dijo...

Te felicito!!! tu investigación es reconocida en Wilkipedia!!!!!!!!!!!!!